Ruta del Vino

En Salta, el cultivo de la vid fue introducido por los Jesuitas en el siglo XVIII en la región de los Valles Calchaquíes, principalmente en Cafayate. Aquí madura la cepa del torrontés, vino blanco que se distingue por su intenso aroma y sabor frutados. Esta variedad fue traída de España hace tres siglos y ha alcanzado una expresión única en suelo salteño, convirtiéndose en la uva blanca insignia de nuestro país.

Hoy en día los viñedos se extienden por más de 1.800 hectáreas entre los departamentos de Cafayate, San Carlos, Angastaco y Molinos, todos ellos en los Valles Calchaquíes. Estos valles se encuentran a más de 1.600 m.s.n.m (Cafayate), con áreas como Tacuil y Molinos alcanzando los 2.600 m.s.n.m. Esto no solo favorece la gran amplitud térmica, sino que los rayos solares son más intensos y el aire, más puro y seco. Estos factores sumados a las características peculiares del suelo y sus componentes, permiten lograr vinos de gran carácter, fuerte personalidad y excelente calidad, con aromas, colores y sabores distintivos.

Además de la mencionada cepa Torrontés, las cepas tintas ocupan más del 55% de la superficie total cultivada; destacándose el Cabernet Sauvignon y el Malbec.


Lo invitamos a descubrir nuestras propuestas: